lunes, 28 de enero de 2008

Un respiro: haiku

Cada vez que veo los almendros florecidos, recuerdo este haiku de Kobayashi Issa:


Imagen tomada de El rincón del haiku


Su traducción no es fácil.

Fernando Rodríguez-Izquierdo lo hace así:


Este mundo de rocío

mundo, como es, de rocío

y con todo...




Sólo rocío

es el mundo, rocío,

y sin embargo...


Mi versión:


Rocío. Sólo

un mundo de rocío,

mas entre tanto...


De todos los almendros del Cerro de las lombardas, nombre de la última finca de mi familia, éste es mi preferido:




Silvestre, su soledad y blancura contrasta con la lujuria y el verdor del pinar que le sirve de fondo.


Puedes dejarme un comentario audio(visual) aquí.

2 comentarios :

JoseAngel dijo...

Ya tenía curiosidad por el nombre, no creas. ¡Curioso lo de las 'lombardas'" Un saludo desde Zaragoza.

JLG dijo...

Pues ya ves, eres el primero de los que se mueven por estos pagos en conocer el origen de su nombre.

Es curioso, pero así las llama Hernando del pulgar: e luego mandó apretar más el çerco [sobre Coín], e que tirasen las lonbardas gruesas e los otros tiros de póluora. Y es la séptima acepción en el Diccionario de la RAE: Cañón antiguo de gran calibre.

Saludos desde Málaga.

Bookmark

Buscador de podcasts y sobre podcásting

Etiquetas

Archivo del blog