Cerro de las lombardas

lunes, 8 de diciembre de 2014

Porque diez años no son nada

En estos días, con sus períodos copiosos y otros de barbecho, Cerro de las lombardas cumple diez años.

Soy un hombre apasionado. Lo malo es que las pasiones me abandonan con cierta facilidad. Un ejemplo: cuando se iba a cumplir el primer lustro de Podcasts de literatura, me cansé y dejé de hacer audios. El pobre blog se quedó sin celebración.

Por eso, y porque muchos de sus archivos ya no los facilitan las plataformas donde los subí, he creído que sería interesante ponerlos en una carpeta de Drive y hacerla pública.


Así pues, como regalo por este décimo aniversario, aquí tenéis todos aquellos viejos podcasts (algo más de un giga en total, creo): los buenos, los regulares, los malos; los primeros, los últimos; los originales, los tomados de otras fuentes. Espero que os gusten. 

Ah, y gracias por vuestra compañía :-)

domingo, 17 de agosto de 2014

Canción de la alondra abandonada

Ayer, por casualidad, me topé con este poema de Wilfrid Scawen Blunt. Me gustó la primera estrofa y me empeñé en traducirlo. No sé si mi versión será muy correcta (el inglés no es lo mío), pero es lo que hay :-)

1

Amor, amor, en vano 
contamos los días de la primavera. 
Perdido está el dolor del amor, 
perdidas las canciones que cantamos. 
Un nuevo sol y una nueva lluvia de verano, 
un nuevo invierno y una nueva primavera 
aún nos traerán los años; 
pero hemos de morir.


2

Amor, fue el nuestro un mediodía 
de feliz amor.
La pena llegó demasiado pronto, 
con las flores del otoño; 
la pena y la incertidumbre de la muerte, 
mezcladas con el aliento de las rosas. 
Oscuramente llega el frío invierno, 
y hemos de morir.


3

Amor, el sol, tu antorcha, 
se convierte en un tormentoso ocaso, 
como un sueño que, nada más comenzar, 
pasa a ser una broma. 
Amor, mientras nuestras almas sean todavía una, 
cantaremos al sol, 
cantaremos y olvidaremos todo lo demás, 
y así moriremos.

miércoles, 16 de julio de 2014

El sueño de un director fugitivo

Como ya dije en mi entrada anterior, este verano estoy viendo mucho anime. Además de las historias y los problemas que plantean, otra de las cosas que más me gusta son los guiños culturalistas.

Ahora ando con la primera temporada la serie Ghost in the Shell. En el capítulo 12, titulado El tachikoma fugitivo El sueño de un director fugitivo, se cuenta la historia de un director de cine, Wataru Kannazuki, que ha hecho una película sin principio ni fin y tan fascinante que quienes comienzan a verla no pueden dejarla.

Me resulta evidente que para la imagen de este realizador se han inspirado en Ozu. No sé qué pensaréis vosotros. Os dejo foto y captura de pantalla:



Bookmark

Buscador de podcasts y sobre podcásting

Etiquetas

Archivo del blog