martes, 10 de octubre de 2006

Modernidad de Montaigne

Este verano me llevé como lectura (discontinua y recurrente) para las vacaciones Les Essais de Montaigne. Casi al final del capítulo XX del Libro I me topé con esta declaración (no sé si sincera o una simple captatio benevolentiae), que creo describe perfectamente un blog (o al menos mi forma de verlo):

(...) ennemy juré d'obligation, d'assiduité, de constance: qu'il n'est rien si contraire à mon stile, qu'une narration estendue. Je me recouppe si souvent, à faute d'haleine. Je n'ay ny composition ny explication, qui vaille. Ignorant au delà d'un enfant, des frases et vocables, qui servent aux choses plus communes. Pourtant ay-je prins à dire ce que je sçay dire: accommodant la matiere à ma force.

(...) enemigo jurado de toda obligación, asiduidad y constancia: nada hay tan contrario a mi estilo como una narración dilatada. Falto de aliento, me detengo frecuentemente. No hay ni composición ni desarrollo que valga. Más ignorante que un niño de los vocablos y frases que se aplican a las cosas más comunes. Por eso he decido decir lo que sé decir, acomodando la materia a mis fuerzas.

No hay comentarios :

Bookmark

Buscador de podcasts y sobre podcásting

Etiquetas

Archivo del blog