viernes, 6 de abril de 2007

Ariane ou le chemin de la paix éternelle

Ayer comencé la traducción de esta novella de Pierre Louÿs que, posteriormente, formaría parte de Le crepuscule des nymphes (1925).

Ariane ou le chemin de la paix éternelle fue publicada en 1894 en edición muy limitada.

Pequeños placeres de esta tarea (listado hecho sin orden ni concierto y, por supuesto, sin premeditación):


  • Buscar el nombre exacto de las cosas (un poco pretencioso por lo que tiene de juanramoniano, pero no por ello -y salvando la enorme distancia- menos cierto),

  • intentar reproducir los efectos conseguidos por el autor,

  • crear nuevos (soy más partidario de la traducción ad sensum que de la ad pedem litterae).

  • la traición (ya se sabe: traduttore, traditore).

Desde Marbella (temporalmente), que disfrutéis del final de las vacaciones.

2 comentarios :

Mary Old dijo...

Se ve que no eres muy riguroso. Lo digo por eso de no traducir al pie de la letra. ¿pues qué sentido usas?, ¿el común?. Por cierto, ¿sabes francés?

JLG dijo...

Por supuesto que sé francés. En cuanto a lo del sentido, en la vieja tratadística hay dos teorías: la que propugnaba la traducción ad pedem litterae, aunque no tuviera mucho sentido, y la que prefería la versión ad sensum, no calcada del texto original pero comprensible. Yo soy partidario de la segunda.

Bookmark

Buscador de podcasts y sobre podcásting

Etiquetas

Archivo del blog